Lunes 10 de diciembre de 2018, 06:36 (TU)

Se cumplen 25 años del histórico sobrevuelo de Neptuno por la sonda Voyager 2

El 25 de agosto de 1989, la Voyager 2 se convirtió en la primera sonda en visitar el planeta Neptuno, sobrevolando a su satélite más grande, Tritón, a una distancia de menos de 40.000 kilómetros. Se trató del último encuentro planetario de la misión, que a lo largo de una década completó la exploración inicial de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno antes de continuar su viaje hacia el espacio interestelar.

A modo de conmemoración del vigésimo quinto aniversario de ese evento, la NASA presentó un nuevo mapa global a color y en alta resolución de Tritón, que muestra en detalle la joven superficie de esa luna helada. Para su producción, el geólogo Paul Schenk del LPI (Instituto Lunar y Planetario, por sus siglas en inglés) en Houston, Texas, restauró fotografías obtenidas por la Voyager 2 durante su encuentro con Neptuno y Tritón. Además, a partir del mapa se generó un video de un minuto de duración que recrea el histórico sobrevuelo de la luna de Neptuno desde el punto de vista de la sonda.

Schenk creó el nuevo mapa, con una resolución de 600 metros por pixel, usando filtros verdes, azules y naranjas. Luego de un proceso de selección de imágenes, calibración radiométrica y registración geográfica, los colores fueron mejorados para acentuar el contraste, pero muestran a Tritón de manera similar a como lo verían los ojos humanos.

Jay L. Inge, pionero en el desarrollo de procesos para la cartografía de otros cuerpos celestes, trabaja en el mapa original de Tritón creado con un aerógrafo a partir de las imágenes de la Voyager 2. Se trataría del último cuerpo del sistema solar cartografiado con esa técnica, antes del advenimiento de la edición digital. Créditos: Dr. Paul Schenk.
Jay L. Inge, pionero en el desarrollo de procesos para la cartografía de otros cuerpos celestes, trabaja en el mapa original de Tritón creado con un aerógrafo a partir de las imágenes de la Voyager 2. Se trataría del último cuerpo del sistema solar cartografiado con esa técnica, antes del advenimiento de la edición digital. Créditos: Dr. Paul Schenk.

La sonda Voyager 2 fue lanzada en agosto de 1977, unas pocas semanas antes de su gemela Voyager 1. Esta última visitó solamente Júpiter y Saturno, ya que los científicos sacrificaron la posibilidad de explorar Urano y Neptuno con el fin de modificar su trayectoria y poder efectuar un sobrevuelo cercano de Titán, el por entonces enigmático satélite mayor de Saturno. La Voyager 2 fue entonces la encargada de completar un “grand tour” sin precedentes, sobrevolando a Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno antes de continuar su trayectoria hacia el espacio interestelar. La sonda sigue funcionando y comunicándose regularmente con la NASA hasta el día de hoy, 36 años después de su lanzamiento.

Una cartelera en el exterior del JPL (Laboratorio de Propulsión a Reacción, por sus siglas en inglés), el centro de la NASA encargado de dirigir la misión Voyager 2, mostraba la posición de la sonda el 24 de agosto de 1989, un día antes del sobrevuelo de Neptuno. Nótese también la información de las misiones Magellan a Venus y Galileo a Júpiter. Créditos: Dr. Paul Schenk.
Una cartelera en el exterior del JPL (Laboratorio de Propulsión a Reacción, por sus siglas en inglés), el centro de la NASA encargado de dirigir la misión Voyager 2, muestra la posición de la sonda el 24 de agosto de 1989, un día antes del sobrevuelo de Neptuno. Nótese también la información de las misiones Magellan a Venus y Galileo a Júpiter. Créditos: Dr. Paul Schenk.

En un homenaje completamente fortuito al espíritu de exploración pionera de la misión Voyager 2, exactamente 25 años después de su sobrevuelo final, la sonda New Horizons cruzará hoy la órbita de Neptuno, en camino a ser la primera visitante del planeta enano Plutón y sus lunas el 14 de julio de 2015.

Pero esa no es la única conexión entre la Voyager 2 y la New Horizons. Los astrónomos consideran que Plutón podría ser muy similar a Tritón. El satélite de Neptuno, que probablemente siga estando geológicamente activo, es uno de los cuerpos más fascinantes de nuestro sistema solar. Su temperatura máxima está apenas unos 35 grados por encima del cero absoluto, y a pesar de ello sus volcanes y géiseres han redibujado las características de su superficie, posiblemente hace unos pocos millones de años.

Ambos son algo más pequeños que nuestra Luna, tienen atmósferas muy tenues de nitrógeno, superficies heladas, y composiciones parecidas. Tritón posee nitrógeno, metano, dióxido de carbono, monóxido de carbono, y probablemente agua en su superficie. Plutón, en cambio, no posee dióxido de carbono o agua congelada que puedan ser detectados desde la Tierra. Todavía no se conoce el significado de estas diferencias a nivel geológico o atmosférico; los datos que obtenga la New Horizons en su sobrevuelo el año próximo serán cruciales para descubrirlo.

Animación de doce imágenes de Plutón y su luna más grande, Caronte, obtenidas por la cámara LORRI de la sonda New Horizons entre el 19 y el 24 de julio de 2014, a una distancia de entre 429 y 422 millones de kilómetros. Créditos: NASA / Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory / Southwest Research Institute.
Animación de doce imágenes de Plutón y su luna más grande, Caronte, obtenidas por la cámara LORRI de la sonda New Horizons entre el 19 y el 24 de julio de 2014, a una distancia de entre 429 y 422 millones de kilómetros. Créditos: NASA / Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory / Southwest Research Institute.

Fuentes consultadas: Icy Moons (LPI/USRA) | Blog del Dr. Paul Schenk | Misión New Horizons