Domingo 16 de junio de 2019, 11:04 (TU)

Observan el cometa 209P/LINEAR usando el radar de Arecibo

Un grupo de científicos planetarios utilizó el radar del radiotelescopio de Arecibo para observar al cometa periódico 209P/LINEAR del 23 al 27 de mayo de 2014, aprovechando su cercanía a nuestro planeta.

Descubierto en 2004 por los telescopios automatizados del proyecto LINEAR (Lincoln Near-Earth Asteroid Research, o Investigación de Asteroides Cercanos a la Tierra de Lincoln) el 209P/LINEAR es el progenitor de la reciente lluvia de meteoros de las Camelopardálidas, que resultó visible el 24 de mayo de 2014 (aunque con una intensidad muy inferior a la esperada) desde el hemisferio norte terrestre.

Visible mediante un telescopio en la constelación Leo Minor con una magnitud de +11, el cometa pasó a 0,055 UA de la Tierra el 29 de mayo, una distancia equivalente a 8,3 millones de kilómetros. Las observaciones fueron dirigidas por la astrónoma Ellen Howell, que se especializa en el estudio de cometas y asteroides mediante radar, además de técnicas espectroscópicas pasivas infrarrojas y de radio para determinar las propiedades de la superficie y la coma de los cuerpos menores de nuestro sistema solar. El equipo de Howell incluye a los científicos Patrick Taylor, Alessondra Springmann, Linda Rodríguez Ford y Luisa Zambrano Marin. A su vez, el grupo de radar planetario en Arecibo es dirigido por el astrónomo Michael Nolan, su director adjunto.

209p-radar2
La resolución de estas imágenes del cometa es de 7,5 metros por pixel en dirección vertical. El 209P/LINEAR es apenas el quinto núcleo cometario que ha sido posible observar desde Arecibo en los últimos 16 años, y el más detallado hasta el momento. Pueden apreciarse características similares a crestas o acantilados en su superficie. A partir de ahora, estas proyecciones de radar serán analizadas para determinar la verdadera apariencia del núcleo. Créditos: Observatorio de Arecibo/NASA/Ellen Howell, Patrick Taylor.

El período de rotación del núcleo del cometa, de aproximadamente 11 horas, ya había sido determinado por el astrónomo Carl Hergenrother usando el telescopio reflector VATT de 1,8 metros de la Universidad de Arizona. Las observaciones desde Arecibo permitieron precisar además que el 209P/LINEAR tiene forma elongada y mide alrededor de 2,4 por 3 kilómetros. Se logró así la primera medición directa por radar de las dimensiones de un núcleo cometario, cuyos resultados son consistentes con el rango de tamaño sugerido por las observaciones ópticas previas.

El 209P/LINEAR es uno de los numerosos cometas de la familia de Júpiter, que completan dos órbitas en torno al Sol por cada una del gigante gaseoso. En el caso del 209P, su órbita lo lleva a cruzar la de la Tierra una vez cada cinco años, pero las aproximaciones tan cercanas de un cometa a nuestro planeta son eventos extremadamente inusuales. De hecho, este paso del 209P es el noveno más cercano observado hasta el momento, y el anterior se dio en 1983 con el paso del cometa IRAS-Araki-Alcock.

El 209P/LINEAR estará fuera del alcance de los radares terrestres durante al menos los próximos 50 años. Afortunadamente, tanto el Observatorio de Arecibo como la antena complementaria de Goldstone, operada por el JPL (Laboratorio de Propulsión a Reacción, Jet Propulsion Laboratory) en California, aprovecharon la oportunidad actual y observaron el paso cercano del 209P durante el mes de mayo.

arecibo
Antena del radiotelescopio de Arecibo. Créditos: H. Schweiker/WIYN y NOAO/AURA/NSF.

Ubicado al norte de Puerto Rico, el Observatorio de Arecibo posee el radiotelescopio de antena individual más grande y sensible del mundo, de 305 metros de diámetro. Se trata de una instalación única, por su capacidad sin igual de resolver características superficiales en núcleos cometarios y asteroides. Varios cometas han sido observados anteriormente por radar desde Arecibo, incluyendo al 103P/Hartley 2 en 2010, el 8P/Tuttle en 2007 y 2008, y el 73P/Schwassmann-Wachmann 3 en 2006. Las recientes observaciones del 209P/LINEAR permitieron lograr las imágenes de más alta resolución de un cometa obtenidas por un radar hasta el momento.

Fuentes consultadas: USRA