Domingo 26 de enero de 2020, 12:05 (TU)

La sonda Venus Express ya está en camino a Venus

La Venus Express es una nave prácticamente igual a la Mars Express, que orbita alrededor de Marte desde diciembre de 2003, y es la segunda misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) dirigida a otro planeta. Luego de su exitoso lanzamiento a bordo de un cohete ruso Soyuz, la sonda fue colocada en una trayectoria directa hacia el planeta Venus, al que llegará en abril de 2006.

Una vez que se encuentre en órbita de Venus, la sonda realizará un estudio detallado de la estructura, los componentes químicos y la dinámica de la atmósfera del planeta, que se caracteriza por temperaturas altísimas, una presión atmosférica muy elevada, un efecto invernadero sin control y la «súper rotación» de su atmósfera, aún sin explicación, que hace que ésta complete una vuelta en torno al planeta en apenas cuatro días.

La Venus Express también será la primera sonda en obtener imágenes directas de la superficie del planeta desde el espacio, al aprovechar algunas «ventanas de visibilidad» a través de la capa de nubes que envuelve a Venus, recientemente descubiertas en ciertas longitudes de onda infrarrojas.

Un ingeniero prepara la sonda europea Venus Express para una serie de tests de vibración durante la campaña de preparación para el lanzamiento. Créditos: ESA.
Un ingeniero prepara la sonda europea Venus Express para una serie de tests de vibración durante la campaña de preparación para el lanzamiento. Créditos: ESA.

La sonda, de 1.240 kilogramos de peso, fue desarrollada para la ESA por un conglomerado industrial europeo dirigido por EADS Astrium y la colaboración de 25 grandes contratistas esparcidos en 14 países. Despegó a bordo de un cohete ruso Soyuz FG-Fregat y la maniobra de lanzamiento estuvo a cargo de Starsem.

La fotografía muestra a la sonda europea Venus Express en el interior de la cofia del cohete ruso Soyuz FG-Fregat, erguido sobre la plataforma en Baikonur, el día anterior a su lanzamiento hacia Venus. Créditos: ESA / Starem (S. Corvaja).
La fotografía muestra a la sonda europea Venus Express en el interior de la cofia del cohete ruso Soyuz FG-Fregat, erguido sobre la plataforma en Baikonur, el día anterior a su lanzamiento hacia Venus. Créditos: ESA / Starem (S. Corvaja).

El lanzamiento desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, se realizó el 9 de noviembre a las 09:33 hora local. El encendido inicial de la etapa superior Fregat se produjo a los 9 minutos de vuelo, situando a la nave en una órbita de estacionamiento terrestre a baja altura. El segundo encendido de los motores, 1 hora y 22 minutos después, impulsó a la sonda espacial a su trayectoria interplanetaria.

El primer contacto con la Venus Express ya fue establecido por el ESOC (Centro Europeo de Operaciones Espaciales) de la ESA, situado en Darmstadt, Alemania. La nave se ha orientado correctamente por sí sola en relación al Sol y ha desplegado sus paneles solares. Todos los sistemas a bordo funcionan a la perfección, y la sonda se comunica con nuestro planeta mediante su antena de baja ganancia. En el plazo de tres días establecerá la primera comunicación utilizando su antena de alta ganancia.

Un cohete Soyuz FG-Fregat despega el 9 de noviembre de 2005 desde el cosmódromo de Baikonur, Kazajistán, con la sonda Venus Express, la primera misión europea a Venus. Créditos: ESA.
Un cohete Soyuz FG-Fregat despega el 9 de noviembre de 2005 desde el cosmódromo de Baikonur, Kazajistán, con la sonda Venus Express, la primera misión europea a Venus. Créditos: ESA.

La Venus Express se aleja actualmente de la Tierra a toda velocidad, iniciando su recorrido de cinco meses y 350 millones de kilómetros a través del sistema solar interior. Después de realizar las comprobaciones que demuestren que el equipo y los instrumentos a bordo funcionan adecuadamente, la actividad de la sonda se reducirá al mínimo, estableciendo contacto con la Tierra una vez por día. Si fuera necesario, se podrán efectuar maniobras de corrección de trayectoria a la mitad del recorrido, en enero de 2006.

Al aproximarse a su objetivo, la Venus Express se enfrentará a condiciones mucho más duras que las que tuvo que resistir la Mars Express al acercarse al planeta rojo. Si bien Venus es de un tamaño muy parecido al de la Tierra, tiene una masa 7,6 veces superior a la de Marte y la fuerza gravitatoria correspondiente. Para resistir esa atracción gravitatoria mayor, la nave deberá encender su motor principal durante 53 minutos, con el fin de lograr una desaceleración de 1,3 kilómetros por segundo y situarse en una órbita altamente elíptica alrededor del planeta. La mayor parte de sus 570 kilogramos de combustible se consumirán en esa maniobra.

Representación artística de la inserción de la sonda Venus Express en órbita alrededor del planeta. En esa fase de la misión, la más compleja desde el lanzamiento, la sonda deberá encender su motor principal por alrededor de 53 minutos para reducir su velocidad respecto a Venus y permitir que la gravedad del planeta la capture. Créditos: ESA / AOES Medialab.
Representación artística de la inserción de la sonda Venus Express en órbita alrededor del planeta. En esa fase de la misión, la más compleja desde el lanzamiento, la sonda deberá encender su motor principal por alrededor de 53 minutos para reducir su velocidad respecto a Venus y permitir que la gravedad del planeta la capture. Créditos: ESA / AOES Medialab.

Será necesario poner en marcha un segundo motor para alcanzar la órbita operativa definitiva, de tipo elíptica y polar con cruces cada 12 horas. Esto permitirá a la sonda aproximarse a una distancia de 250 kilómetros de la superficie del planeta y alejarse a distancias de hasta 66.000 kilómetros, para realizar observaciones cercanas y obtener también una perspectiva general del planeta.