Viernes 18 de enero de 2019, 00:55 (TU)

Finalmente, fue lanzada la sonda Rosetta

La misión de la sonda europea Rosetta con destino al cometa Churyumov-Gerasimenko comenzó finalmente con éxito este martes. Previsto inicialmente para el jueves 26 de febrero, el lanzamiento fue aplazado dos veces la semana pasada, una a raíz del mal tiempo y otra a causa de un problema técnico menor.

En un perfil de vuelo nunca antes empleado, el cohete europeo Ariane 5G que transportaba a la sonda despegó a las 7:17 (TU) del 2 de marzo desde Korou, en la Guayana francesa. Inicialmente, la etapa superior del lanzador se situó en una órbita excéntrica de 200 x 4000 kilómetros. Durante poco más de dos horas, recorrió una órbita y media alrededor de nuestro planeta, antes de hacer ignición y alcanzar la velocidad de escape necesaria para dejar atrás la gravedad terrestre. Dieciocho minutos después, a las 9:31 (TU) la Rosetta se separó de la etapa superior del Ariane 5G a 1.300 kilómetros de altura, insertándose en órbita heliocéntrica.

David Southwood, director científico de la ESA anunció que el ESOC (European Space Operations Center, o Centro Europeo de Operaciones Espaciales) en Darmstadt, Alemania, estableció contacto con la sonda poco después, mientras ésta se alejaba de la Tierra a una velocidad de 3,4 kilómetros por segundo. El ESOC estará a partir de ahora a cargo de las operaciones llevadas a cabo por la Rosetta durante su misión. En los próximos ocho meses se procederá al chequeo de los sistemas de la sonda y de su carga de pago. Posteriormente, la Rosetta será puesta en un modo de hibernación, en el que permanecerá durante la mayor parte de los diez años de su viaje a través del sistema solar.

La sonda modificará su trayectoria mediante varias maniobras de asistencia gravitatoria, sobrevolando tres veces a nuestro planeta y una vez a Marte. El primer encuentro tendrá lugar en marzo de 2005, cuando la Rosetta sobrevuele la Tierra por primera vez. La gravedad de nuestro planeta propulsará a la Rosetta hacia Marte, donde llegará dos años más tarde. Durante su aproximación al planeta rojo, en febrero de 2007, la Rosetta se acercará hasta una distancia de unos 200 kilómetros de la superficie, y llevará a cabo distintas observaciones científicas. Posteriormente, volverá a sobrevolar a nuestro planeta en noviembre de ese mismo año. Estos dos acercamientos planetarios aumentarán la velocidad de la sonda, enviándola hacia el cinturón de asteroides, donde sobrevolará algunos de ellos.

La Rosetta sobrevolará por tercera y última vez nuestro planeta en noviembre de 2009; este último acercamiento enviará a la sonda definitivamente hacia el sistema solar exterior. A mediados de 2011, a una distancia de unos 800 millones de kilómetros del Sol, la Rosetta encenderá su motor principal para poder realizar una importante corrección de su trayectoria en el espacio profundo; esta maniobra colocará a la Rosetta en una trayectoria de intercepción con el cometa, tras la cual tardará casi tres años en alcanzarlo.

La sonda volverá a activarse definitivamente en enero de 2014, para llevar a cabo la fase de aproximación, de seis meses de duración, durante la cual se irá acercando lentamente al núcleo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. El cometa estará todavía lejos del Sol, y su núcleo debería permanecer inactivo. En noviembre de ese año, un módulo de aterrizaje denominado Philae, transportado por la Rosetta, procederá a la operación más espectacular de la misión: se posará sobre la superficie del núcleo del cometa para recabar información sobre su naturaleza y su composición. No bien Philae se pose en el cometa, dos arpones serán activados y lo fijarán a su superficie, operación necesaria dada la escasa fuerza de gravedad del núcleo.