¿Por qué la Luna se ve más grande cuando está cerca del horizonte?

Este fenómeno, conocido desde la antiguedad, supo captar el interés de sabios de distintas épocas, como Ptolomeo, Aristóteles, Leonardo da Vinci, Johannes Kepler, René Descartes, Christiaan Huygens, Leonard Euler y Alexander von Humboldt, entre otros.
Cuando un ser humano mira la Luna, sus rayos de luz convergen y forman una imagen de aproximadamente 0,15 milímetros de ancho en la parte posterior de sus ojos. La Luna, tanto cuando está alta en el firmamento como cuando está cerca del horizonte, crea una imagen del mismo tamaño. ¿Por qué nuestro cerebro, entonces, registra una imagen mayor cuando la Luna está cerca del horizonte?

La mejor explicación para este fenómeno es el “espejismo de Ponzo”. En 1913, el artista Mario Ponzo dibujó dos barras idénticas delante de un par de líneas convergentes, como los rieles de ferrocarril que se muestran en la imagen de abajo.

La barra amarilla superior parece ser mucho más larga que la inferior, porque abarca una mayor distancia aparente entre los rieles, pero en realidad, las dos barras son exactamente iguales en su longitud. Cuando la Luna está cerca del horizonte al salir o ponerse, tanto árboles como casas en la lejanía pueden jugar el papel de los rieles convergentes de Ponzo, haciendo, de esta manera, que la Luna parezca más grande de lo que es en realidad.

Sin embargo, la explicación no es tan sencilla. En muchas oportunidades se ha reportado que pilotos en vuelo perciben este “espejismo” lunar, sin tener elementos de referencia a su alrededor. ¿Qué es, en ese caso, lo que engaña a sus ojos? Algunos científicos creen que, en esos casos, es el mismo cielo el que causa el fenómeno. Los seres humanos percibimos al cielo como una cúpula aplanada. El zenith parece estar más cerca, mientras que el horizonte aparenta estar más lejos de nosotros.

Tanto pájaros como aviones refuerzan dicho concepto; los pájaros que vuelan en lo alto parecen estar más cerca que los que están en el horizonte. Entonces, cuando la Luna está cerca del horizonte, nos parece que está más lejos. Algo distante debe ser bastante grande para abarcar medio grado en el firmamento, y en consecuencia nuestro propio cerebro nos engaña, haciendo que la Luna nos parezca mayor.

Acerca del autor de este artículo Ricardo J. Tohmé  Blog | Twitter | Facebook | Más artículos →
Periodista y divulgador científico nacido en Argentina. Amante de la astronomía, fundó Astronomía Online y es su editor desde el año 2002.