C/2014 S3 PANSTARRS, una reliquia de la formación del Sistema Solar interior

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un objeto único, que parece estar compuesto del material original a partir del que se formaron los planetas del Sistema Solar interior. El C/2014 S3 (PANSTARRS), que en un principio parecía ser un cometa, habría sido expulsado hacia la nube de Oort durante la época de la formación de la Tierra, y recientemente regresó a las cercanías del Sol luego de miles de millones de años.

El C/2014 S3 fue originalmente identificado por el telescopio Pan-STARRS1, ubicado en la cima del volcán Haleakala, en Hawaii, como un tenue cometa activo a una distancia de algo más de 2 UA. Su largo período orbital actual, de alrededor de 860 años, sugiere que provino de la nube de Oort, y fue empujado hace relativamente poco tiempo a una órbita que lo acerca al Sol. Sin embargo, las observaciones posteriores mediante el telescopio VLT del Observatorio Europeo del Sur (ESO), en Chile, y el telescopio Canadá-Francia-Hawaii mostraron que el C/2014 S3 era inusual, ya que no mostraba la cola característica de los cometas de período largo cuando se acercan tanto al Sol.

Efectivamente, el C/2014 S3 (PANSTARRS) es el primer objeto descubierto en una órbita cometaria de período largo que tiene las características de un asteroide inalterado desde la formación Sistema Solar interior, y como tal, puede proporcionar información importante sobre ese proceso. “Ya conocemos muchos asteroides, pero todos han sido alterados por la acción del calor y la cercanía del Sol durante miles de millones de años. Este es el primer asteroide en crudo que pudimos observar, y se ha conservado en el mejor freezer posible”, explicó Karen Meech, astrónoma del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawaii y coautora del paper publicado en la revista Science Advances.

El análisis espectral de la luz reflejada por el C/2014 S3 indica que se trata de un asteroide de tipo S, los que generalmente se encuentran en el interior del cinturón principal de asteroides. No parece un cometa típico, como los que se forman en el Sistema Solar exterior y están compuestos mayormente de hielo en lugar de rocas. Aparentemente, el material en la superficie del objeto ha sufrido muy pocas alteraciones, indicando que ha permanecido profundamente congelado durante mucho tiempo.

Por otro lado, la débil actividad cometaria asociada al C/2014 S3, consistente con la sublimación del hielo de agua, es aproximadamente un millón de veces inferior a la de los cometas activos de período largo situados a una distancia similar del Sol. Por estas razones, Meech y su equipo concluyeron que este objeto probablemente está compuesto de material fresco del Sistema Solar interior, que fue expulsado en esa época hacia la nube de Oort, donde permaneció congelado por miles de millones de años, y que por alguna perturbación gravitatoria regresó en dirección al Sol.

Los astrónomos cuentan con varios modelos teóricos capaces de explicar la formación de la mayoría de las estructuras que vemos actualmente en el Sistema Solar. Una diferencia importante entre estos modelos es que cada uno predice una población de la nube de Oort con proporciones significativamente distintas de objetos helados y rocosos. Por eso, este primer descubrimiento de un objeto rocoso procedente de la nube de Oort pone a prueba las diferentes predicciones de esos modelos teóricos. Los astrónomos estiman que será necesario detectar entre 50 y 100 objetos similares al C/2014 S3 PANSTARRS para poder confirmar cuál de los modelos actuales es el más certero, abriendo otra vía en el estudio de la formación y evolución de nuestro Sistema Solar.

Fuentes consultadas: Science Advances | ESO

Acerca del autor de este artículo Ricardo J. Tohmé  Blog | Twitter | Facebook | Más artículos →
Periodista y divulgador científico nacido en Argentina. Amante de la astronomía, fundó Astronomía Online y es su editor desde el año 2002.